Seleccionar página

CAVA DE MAXIMILIANO

Praesent sapien massa, convallis a pellentesque nec, egestas non nisi. Proin eget tortor risus. Sed porttitor lectus nibh. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Praesent sapien massa, convallis a pellentesque nec, egestas non nisi. Cras ultricies ligula sed magna dictum porta. Vestibulum ante ipsum primis in faucibus orci luctus

Acerca de nuestra cava

Los mejores vinos provienen de uvas de óptima calidad. La variedad de uva con la que se confeccione el vino, le dará un tipo de sabor u otro, pero independientemente de esto, es necesario que sea de una excelente calidad.

En este sentido, el clima también influye en el carácter de un vino, por eso algunos años (o cosechas) de un vino se consideran mejores que otros. Si un viñedo padeció situaciones climáticas adversas como granizo, lluvia excesiva o sequía, el vino resultante puede no encontrarse entre los mejores vinos.

  • Una maduración cuidada

Durante el proceso de maduración, el vino también puede deteriorarse sino se cuida correctamente. Por ejemplo, se deben evitar los corchos deteriorados que provocan un sabor amargo, huir del exceso de ácido acético que le otorga un toque avinagrado, de la sobre-oxidación que deja al producto descolorido, del exceso de sulfuro que destruye sus aromas y del sulfuro de hidrógeno con el que vino puede tener el peor de los olores: el de a huevos podridos.

  • Un color diáfano

Un color diáfano es una de las cualidades principales de los mejores vinos. Dependiendo del tipo de vino (rosado, tinto o blanco), las tonalidades varían. Sin embargo, los mejores vinos poseen un color diáfano y cristalino, de manera que se puede ver a través de la copa de vino si se pone al trasluz. De ninguna manera pueden ser turbios, opacos o contener partículas extrañas, por lo que es aconsejable observar bien el color del vino antes de seleccionarlo para su degustación.